Archivo mensual: septiembre 2009

Celinda pregunta: (referente a un tema laboral)

¿Es ético  DESPEDIR de una empresa, sin derecho a despedirse de sus compañeros de trabajo, a una persona con Síndrome de Down, porque usó (indebidamente, lo se), un foto check ajeno para comprarse un yogurt?. A ella se le había quitado el derecho de usar el suyo para evitar que consuma en la cafetería porque estaba demasiado gorda. Espero respuestas, Gracias

 

Mi respuesta

Estimada Celinda:

Me parece de mucha importancia la pregunta que efectúas, por lo que quise darte respuesta en la página de inicio, más que dentro de los comentarios.

Vamos a llamar a esta persona con síndrome de Down Claudia, por ponerle algún nombre y para hacer más clara mi reflexión.

Primero que todo, lo que menos bordea lo poco ético es el que a Claudia no la hayan dejado despedirse de sus compañeros. Creo que el peor error fue haberle quitado el derecho a Claudia de usar su foto check, sea cual fuere la razón. Y es que al negarle la posibilidad de usar su propio foto check, le estamos negando la posibilidad de aprender, en este caso, aprender a usar su libertad en beneficio de su salud. Claro esto implica compromiso y creencia, por todos los que rodean a Claudia.

En primer lugar, creencia en la persona que es capaz de aprender y yo capaz de enseñar, además de adquirir un  compromiso mínimo de darme el tiempo para entender bien lo que pasó, las intenciones de Claudia y su nivel de conciencia respecto a lo que hizo. Lo más probable es que Claudia simplemente haya tenido hambre.

 Recuerdo una anécdota que me pasó con mi hija por ahí por 3° básico, que me mandaron a llamar del Colegio porque ella se había “robado” una bolsa llena de monedas del casino. (Que luego supe que su intención había sido invitar a sus compañeros de curso a comer papitas fritas….que por supuesto compraría en el mismo casino).

Horrorizada por el “robo” la entonces administradora del lugar, temía que mi hija repitiera la acción y que no volviera a recuperar las monedas.

Analizando la situación, reconocimos que sus compañeros llevaban monedas para comprar en el casino y que nosotros como padres nunca le habíamos dado dinero a Caterina para ir a comprar algo al casino. Acostumbrábamos mandarle colaciones de la casa.

Entonces decidimos mandarle 1 vez a la semana monedas para que ella tuviera la opción de comprar igual que sus compañeros.

Santo remedio porque además se hizo amiga de la administradora quién pudo reconocer luego de un tiempo la persona hermosa que hay en Caterina, y la logró ver más aya de su síndrome de Down. ¡Ella nunca volvió a cometer ninguna acción similar.

 Volviendo entonces al caso de Claudia:

Por supuesto que robar es un hecho gravísimo, sin embargo, si ella cometió un error, primero entender porqué lo cometió y las circunstancias que rodean su acción, es decir, ¿Tenía realmente hambre?, ¿Le parecía atractivo el uso de foto check? ¿Lo había hecho antes en forma reiterativa?… y lo más importante: ¿Habrá tenido ella conciencia realmente de la gravedad de los hechos?

 Si una empresa acoge a una persona con síndrome de Down o cualquier tipo de discapacidad, no creo que sus intenciones sean malas en esencia. Simplemente creo que pasa por un tema de desinformación.

 Se me ocurren un par de  alternativas para ayudar a Claudia con compromisos  concretos desde la empresa y su familia como:

  • Dar una sanción a Claudia acorde con los hechos y su intención, acogiendo las necesidades especiales relacionados  a una persona con discapacidad que requiere tal vez de mayor tiempo en los procesos de aprendizaje. Podría, por ejemplo, partir por pedir disculpas a la persona dueña del foto check, e invitarla con su sueldo a algo igual o más caro de lo que gastó en el yogurt.

 

  • Ofrecer colaciones adecuadas desde su hogar a Claudia de modo de asegurarse que no pase hambre y tal vez ofrecer a Claudia que use su tarjeta al menos 1 vez por semana (para comenzar el proceso y luego ir en aumento los días)

 

  • Poner en la cafetería productos Light para que ella pueda optar entre ellos.

 

Ahora, Claudia tiene también derecho a ser gorda, como lo son muchos ciudadanos en nuestra sociedad.¿O no?

Cabe preguntarse por los niveles hormonales de la glándula tiroidal de Claudia (examen médico anual), o bien por los hábitos alimenticios que ha tenido en su hogar.

 Concluyendo a tu pregunta Celinda:

  • Lo menos ético es quitarle el derecho a Claudia al uso de su foto cheque personal.

 

  • Si ha cometido un error habrá que darle otra opción. ¿Cuantas veces?….Jesús habla de infinito.

                Con consecuencias claras acordes a su nivel de conciencia.

 

  • El quitarle el derecho a despedirse de sus compañeros pasa por   una insensibilidad, de comprender que Claudia siente y que su    condición intelectual no es igual a su condición emocional o calidad de ser humano.

 El despedirla es un claro fracaso no de Claudia, sino del sistema, en este caso directamente de la empresa que la contrató. Tal vez la empresa necesita otra oportunidad que nazca no sólo de la buena voluntad sino desde el compromiso real, entendiendo que si logra generar cambios en Claudia, los cambios más beneficiosos los habrá conseguido su empresa.

 Karin Schröder