Archivo mensual: marzo 2010

Solidaridad

Cada vez que hay una colecta surge en mí una reflexión:

Si bien reunir fondos para una causa es importante y necesaria, esto no reemplaza el compromiso ni educa la verdadera solidaridad.

Dar recursos es tal vez lo más simple, sin embargo está lejos de ser lo necesario para avanzar hacia una sociedad mejor.

Cuando las causas o los objetivos son claros y la gestión no se pierde en el poder, los recursos surgen como flor en el desierto.

La verdadera solidaridad se gesta en proyectos que nacen de los sueños, en que sean consideradas todas las partes.

Los sueños se construyen en conjunto y en igualdad de derechos. Los sueños se construyen sobre roca, debiendo madurar en el tiempo: lo contrario de instantáneo.

Las ideas son concretas, se planifican, se gestan y concluyen.También son necesarias, pero no prioritarias.

Los sueños se construyen con proyección e involucran las almas.

La solidaridad es sinónimo de sueño con proyección, construcción en conjunto y compromiso personal.

Con el logro de un objetivo hay contribuyentes y beneficiados: concluye en el superpoderoso que  regala al pobrecito.

Cuando hay compromiso de alma todos se ven  favorecidos y para siempre. De otra forma es simplemente asistencia que muere cuando no hay recurso.

El costo es desafiar nuestros miedos. Las utilidades incalculables.

Karin Schröder /marzo 2010