¿Qué juegos elijo para mi hijo o hija con síndrome de Down?

Al igual que el resto de los niños,  a mi modo de ver no existe receta en la elección de juegos para niños y niñas con síndrome de Down. Lo que existen son diferentes tipos de juegos, para ser aplicados en diferentes situaciones y con diferentes objetivos para distintos niños o niñas.

El juego además cumple diferentes funciones. De acuerdo a mi experiencia como madre, hago énfasis en que el objetivo principal que cumple el juego entre padres e hijos, debe ser el vínculo emocional, el pasarla bien juntos, el acompañarnos, y además desarrollar habilidades sociales como ponerse de acuerdo, ser flexible, respetar turnos y opiniones diferentes, saber ganar y saber perder. Puede que además logre muchas enseñanzas pedagógicas en el juego con mi hija o hijo, pero debo ser cuidadoso en no coartar el vínculo emocional, con  el intento de evaluar inconscientemente pero de forma explícita y reiterativa lo que quiero que aprenda mi hijo o hija.

Es decir que como madres o padres, el juego  es una maravillosa herramienta de aprendizaje para nuestro hijo o hija, pero enseñar no es evaluar. Enseñar para nosotras las madres como también para los padres debiera tener una clara connotación de incondicionalidad, es decir: juego porque te amo, te enseño porque te quiero.

Esa fuerza de lo lúdico unido a ese amor profundo e  incondicional es muy potente e irremplazable.

Los primeros juegos que disfrutamos como familia fueron el memorice y el loto (ya a los 2 años de nuestra hija). Juegos en los que introducimos inconscientemente importante vocabulario.

Así por ejemplo al jugar loto, la pregunta al levantar la tarjeta del mazo no era ¿Quién tiene esta tarjeta? Sino ¿Quién tiene la manzana? (imagen que correspondía a la tarjeta levantada) y la respuesta era ¡Yo! ¡Muy bien! ¡Tú tienes la manzana! Frecuente-  e  intencionalmente dejaba tarjetas correspondientes a mi cartón de loto, muy debajo en el mazo para asegurarme que mis hijas ganaran.

¡La motivación de ellas para jugar sigue siendo infinita hasta el día de hoy!

Muy temprano también comienza la motivación por armar puzles. Al principio (al año) puzles de tan sólo dos piezas y ojalá de encaje para asegurar el logro.¡ La familia completa celebraba los pequeños logros! ¡Inyección de autoestima para nuestras hijas!

Para qué hablar de la importancia de los cuentos y el juego de observación en una página con decir “veo veo” “¿qué vez?”.

El mismo juego dentro de una pieza, en la que se usa un pequeño objeto que se esconde, mientras el jugador de turno se tapa los ojos… y luego de la cuenta de 10 debe descubrir dónde está el objeto escondido.

Juegos de repetición de ritmos con las palmas, partiendo por tres aplausos y aumentando la dificultad en ritmo y cantidad de aplausos  fueron los comienzos de un juego que terminó años más tarde por adivinar cuál es la canción que estoy aplaudiendo.

Canciones como “mi barba tiene tres pelos”… en la que luego se van omitiendo las palabras “barba”, o “pelos” o “mi” etc… forman parte innumerables tardes familiares, o viajes en auto.

Si Caterina aun no hablaba, no importaba….nosotros jugábamos, cantábamos, bailábamos, o leíamos con ella sobre nuestras faldas o con un instrumento en mano, a veces bastaba con las palmas…y  “la fiesta del juego“comenzaba. Fiesta de amor, de incondicionalidad, de familia, de creencia en nuestra hija y  de Fe en Dios que estaba y está entre nosotros.

Estar en conocimiento que la discriminación visual, la memoria, la atención, la habilidad de clasificar y secuenciar, la ampliación del vocabulario,  que se fomenta a través de los juegos mencionados, es de tremenda importancia por ejemplo para las habilidades lectoras, es relevante. Sin embargo los beneficios de  poner la incondicionalidad y el amor por delante de la adquisición de estas habilidades a la hora de hablar de nuestro rol de padres son incalculables. Vínculo emocional y oportunidad de jugar se complementan muy bien. El juego, independiente de su elección, es una fantástica herramienta. El acompañarse en el desarrollo, independiente de los logros, también lo es.

 Karin Schröder,  Agosto/2010

9 Respuestas a “¿Qué juegos elijo para mi hijo o hija con síndrome de Down?

  1. Gracias Karin! Me parece acertadísimo todo lo que mencionas sobre el juego. Yo jugué mucho con mi hija Sara (9 años), con todos los juegos que mencionas y muchos otros juegos didácticos, pero si caí en el error muchas veces, de estarla evaluando y corrigiendo, en mi afán porque aprendiera. Ahora lo he entendido y procuro simplemente divertirme y mantener el interés lúdico en los juegos de mi hija, y aprender junto con ella las cosas maravillosas que solas se van presentando, sin ser tan directiva (aunque aún me cuesta). Ojalá alguien me lo hubiera dicho, como ahora tú lo haces tan atinádamente. Porque tienes toda la razón, el juego es algo maravilloso que en la vida de todos ha estado presente ayudandonos a crecer, a seguir reglas, a compartir y pasar los momentos mas divertidos y felices. Gracias!

  2. Rubén Jara Restovic

    Estimada Karin:
    Es reconfortante saber que si sabemos buscar podremos encontrar el camino para “invitar” a todos a construir un mundo mejor para nuestros hijos, la primera parte ya la hemos iniciado, el lograr esa conexión especial y única de confianza y amor incondicional,
    Mi hijo se llama Bruno Andrés y tiene 8 años, somos compinches en todo, mi esposa Mónica siempre cuenta,” Bruno con su papá va a la Luna ..” estamos juntos en todas.
    Te felicito por tu blog,.

    • Estimado Bruno:
      Tu testimonio es más importante que una charla técnica.¡Sobre todo que eres PADRE! Nosotras las madres chilenas, por lo general asumimos rol protagónico en la enseñanza de nuestros hijos e hijas, muchas veces sin dejar espacio a los padres. Nuestras aprensiones son un mal favor a nuestros hijos.
      El hombre, especialmente el Padre, tiene un rol irremplazable, vaya a la luna o vaya a jupiter. Por eso es tan importante que estemos juntos, madres,padres, educadores,otros especialístas,sociedad. ¡Ganamos TODOS! Me alegra confirmar que la semilla cayó en tierra fértil y que el comienzo de tu búsqueda hacia la invitación de otros, te llevará a ser “experto”, también en adecuaciónes curriculares (aunque poco se hable de ellas). ¡No olvides entonces explicitar que tema de base es las PERSONAs!
      Intenta vivir el “slow down” y cuando lleguen a la luna pídele a Bruno poner una bandera que diga “Invitación a hacer cambios sociales…entrada liberada”
      Un abrazo,
      Karin

  3. Hola,
    yo soy madre de un niño de 5 años, sano, que he estado educando con el sistema Doman desde su nacimiento. Asistí al Instituto en Philadelphia a un curso con Glenn Doman. No sé si has escuchado hablar de él, se inició en la rehabilitación de niños con lesión cerebral en los años 50, y la experiencia de ver a los padres rehabiliatr a sus hijos como forma de vida fue impactante para mi. Iñaki, mi hijo, tenía un año cuando fui a Philadelphia. Desde entonces cambiamos radicalmente nuestra forma de vida, en gran parte gracias a esta experiencia. Si te interesa o puede servirte mi experiencia, mándame un mail: andrea_hazbun_urrutia@yahoo.es

    • Estimada Andrea:
      He escuchado hablar a cerca del método Doman, sin embargo y por lo que cuentas no ha sido lo suficiente.
      Por supuesto te agradezco cualquier experiencia que puedas compartir con nosotros a través del Blog.
      Por mi parte aprovecho a hacerte una sutil sugerencia que espero no mal entiendas porque va desde las mejores intenciones: decirte que las personas con síndrome de Down no son enfermas, sino diferentes.
      El síndrome de Down es una condición, no una enfermedad. Desde ese pto de vista considero que ellos, al igual que tu hijo, son sanos.
      Gracias por participar en el Blog,
      Karin

  4. pablo silas de leon

    estimada karin ,te agradesco este blog ,que me permite tener clara la idea de que debo siempre estar junto a mi hijo y ser su compañero de juegos ahora el tiene tres años ,y espero recorrer toda la ruta de su mision de amor ,a su lado y apoyarlo sin presionarlo,buscando tan solo su felicidad. y alegria diara, enmarcada en esa valentia que tiene para efrentar cotidianamente sus tropiesos.y volver a levantarse para seguir la vida

  5. Karin,
    gracias por aclararme el uso de la palabra “sano”.
    Respecto a Doman, es mucho lo que puedo compartir, pero trataré de transmitir la esencia.
    Doman trabajó en sus inicios con el Dr. Temple Fay, (neurophysiologist), rehabilitando niños que en esa época no se trataban. Continuó su trabajo con Carl Delacato; viajó por el mundo estudiando cómo se desarrollaba el cerebro humano. Convivió con pueblos primitivos para documentar cómo trataban problemas neurológicos o físicos, o investigar si el clima o estilo de vida podían detonar una lesión cerebral. Cuando comenzó a trabajar con niños con lesión cerebral (así los denominan en los Institutos) inmediatamente comenzó a trabajar con los padres. “Los padres son la solución, no el problema” Los Institutos (hay sedes en varias partes del mundo, pero la principal está en Filadelfia, USA) son el resultado del trabajo de toda su vida (junto a su familia) y en esencia propone la existencia de la neuroplasticidad, que habla de la adaptabilidad eterna del cerebro humano. Desarrolló en su rehabilitación el vínculo intelectual/ físico, sometiendo a los niños con lesión cerebral a un trabajo físico bastante demandante, entre los que se incluye un ejercicio llamado paterning (muy criticado por la Asoc. de Pediatras de USA por su falta de estadística como respaldo). También incluyó un trabajo intelectual muy demandante, donde los niños eran/ son expuestos a gran cantidad de información de alto nivel (con esto quiero decir el original y no la copia en cartoon): Bach, Da Vinci, Latín, Japonés, Cálculo, etc.
    Los padres, a través del vínculo emocional, le presentan el mundo al niño (well children o brain injured children ( así los denominan ellos)) con una visión que el niño viene preparado para entenderlo TODO. Una cosa es darles la información y otra cosa es exigirle que te demuestren que entendieron. Este último paso se descarta, siempre se confía que el niño absorbió y la sinapsis cerebral la hará el propio cerebro, aún teniendo lesión, y esa oportunidad no se le puede quitar al niño. Vale decir, la información se le traspasa, pero la investigación es propia de ellos.
    De esta forma, el objetivo ya no es el resultado sino el proceso en sí.
    No sé si puedo transmitir con esto el gran impacto de ver a estos niños rehabilitados y educados por sus propios padres, investigando a diario su propia movilidad, o su entendimiento de distintas lenguas, etc. Cuando me dices que niños con Down son también sanos, no hay método que pueda ejemplificar esto mejor que el de Doman. El programa es practicamente el mismo para todos los niños. Al volver a Chile y poner el método en práctica, toda nuestra forma de vida cambió. Eso ya es historia para otro post, pero te invito a investigar más sobre esto, porque no tiene la difusión que se merece. Hay mucho material: neurológico, físico (muy importante), musical, matemático, social (de carácter), etc.
    Me gustaría mucho compartir todo esto porque sé que puede servir enormemente, asi que si tienes preguntas, porfavor házmelas.

    • Gracias Andrea por tu aporte en relación al método Doman…
      Una vez una persona me dijo: “enseñar no es evaluar”…Tal vez uno de los mejores consejos que me han dado como madre… Que la inteligencia es dinámica…lo tengo claro….hace 10 años yo no sabía ni como encender el computador…querer es poder…es mi lema.
      Si tienes buenos enlaces en la Web, o literatura que nos puedas recomendar a cerca de Doman, sería estupendo.
      Una vez más gracias por compartir tu importante experiencia.
      Un abrazo,
      Karin

  6. Rubén Jara Restovic

    Estimada Karin :
    Te agradezco en nombre de Bruno tu fuerza y determinación para mostrar el camino para lograr el GRAN CAMBIO, invitandonos a ser parte de él.
    Lo de la bandera me llego harto en realidad, yo tengo una que la llevo en alto hace ya ocho años, y es como la tuya, la de Andrea, la de Pablo y tantos más, me permito entonces tomar tus palabras ” Me alegra confirmar que la semilla cayó en tierra fértil”, agregando … Hijo no estamos solos,
    debemos saber buscar a quienes nos ayuden, y la semilla crecerá y se multiplicará.
    El camino es largo y díficil, pero la dulce sonrisa de nuestros hijos nos da fuerza día a día para iniciarlo, recordemos que todo gran proyecto comienza con una idea, luego un paso, luego otro ………
    Conversemos, pidamos opiniones, EMPECEMOS , INVITEMOS.
    Un Abrazo

    Rubén y Bruno

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s