Cuando estoy desbordada y pido ayuda, también estoy educando.

Cuenta una educadora de una escuela común, que tiene una pequeña alumna con síndrome de Down. (Para efectos de una mejor comprensión le pondremos Paula a la niñita con síndrome de Down). Paula, a sus 3 años, es muy inquieta. Su profesora cree que es muy inteligente y que tiene mucho potencial, sin embargo tiene dudas acerca de cómo favorecer  el desarrollo de Paula, que  por momentos presenta conductas  un tanto descontroladas  e impulsivas.Paula ama explorar su sala, y entre otras cosas descubrió lo entretenido que es pintar con plumones, aunque aun no identifica dónde es adecuado hacerlo, por lo que cuenta su educadora que pinta todo lo que esté a su alcance. La llave de agua ha sido otro de sus descubrimientos, sin embargo ahora necesita aprender acerca del uso adecuado del agua, para evitar que el baño se convierta en un parque acuático con los riesgos que esto significa especialmente en invierno. La profesora de Paula  siente que no tiene los objetivos de aprendizaje claros con ella. Señala que le es difícil definir si debe aprender los colores o mejor los animales de la granja. La profesora de Paula no cuenta con una auxiliar de apoyo en la sala y tiene otros 24 niños de 3 años junto a Paula, dentro de la misma  sala.La profesora  está preocupada y busca ayuda para atender mejor a Paula.

Quisiera destacar un par de frases que me llaman la atención en el relato anterior y de las cuales concluyo que la profesora está absolutamente preparada para continuar educando a Paula:

  1. La profesora cree que Paula tiene potencial
  2. Paula es inquieta
  3. Los objetivos no están claros
  4. La profesora busca ayuda, para servir mejor a Paula

Lo más importante es que la profesora de Paula cree en el potencial de su alumna y por tanto “se la está jugando” para sacarla adelante. El buscar ayuda es el mejor indicio para  una buena atención a la diversidad. Reconocerse vulnerable y ser valiente sienta las bases para una buena educación.

La inquietud de Paula denota sus ganas de aprender y su motivación  por descubrir el mundo, lo que a mi modo de ver juega muy a favor en su aprendizaje. Nada más complejo que un niño desmotivado.

Clave es ahora establecer los objetivos y  trabajarlos en forma trasversal. Comunidad pedagógica, familia y niño deben estar al tanto de lo esperado.

Por ejemplo: Desde lo conductual  con el tema de los lápices: Un objetivo debiese ser:

Paula debe identificar dónde se debe pintar. (pizarra y Block de dibujo).En vez de decir “Paula, NO debes pintar tu ropa” sugiero invertir la frase: “Paula, veo que quieres pintar. ¡Qué bien!… para eso está la pizarra o el Block..¿Dónde prefieres hacerlo?” Y si pinta su ropa tal vez decir “Mira Paula, tu ropa quedó manchada…¿cómo se ve?…¿feo o bonito? Bueno, si quieres pintar debes hacerlo mejor en la pizarra o en el block de dibujo. Mira aquí están.”

Esto debiera practicarse en casa también. Es decir exponer a Paula a los plumones en casa. Al principio supervisado por un adulto para guiar mejor la elección de dónde  debe pintar.  El refuerzo positivo es fundamental: “¡Bien Paula, ya sabes dónde puedes pintar!. Hazle un dibujo a mamá”

Recuerdo que a mi hija le llevó años entender que pintarse las manos no estaba bien…poco a poco lo logró. Se dio cuenta que no se veía bien y que habían otros espacios para pintar (Pizarra o block) que además los dibujos se podían regalar y que producían alegría al resto. (A diferencia de las manos pintadas que no se podían regalar y que más bien producían disgusto).

Sin duda es una prueba a la paciencia, frente a un mundo que exige resultados rápidos y que  es cada día menos paciente (lo cual es bastante más riesgoso que pintar en cualquier lado con plumón. ¡¡¡Desde ese punto de vista contar con alumnos con síndrome de Down, sin duda es un gran beneficio para nuestra sociedad!!!)

Lo peor sería quitarle los plumones, porque evita exponerla al aprendizaje esperado (Por ambas partes). Tal vez lo que se pueda hacer es  poner los plumones en momentos específicos y no todo el rato, para poder supervisar mejor a Paula en lo que hace, hasta que logre lo esperado.

Los objetivos  de Paula se deberán desprender del currículum común. Adjunto a modo de ejemplo una adaptación  de una evaluación.  Habrá que adecuar los objetivos de acuerdo a cada niño/niña, tomando en cuenta los procesos individuales.    Objetivos Secuenciados.

Frente a la pregunta si enseñar los colores  o mejor los animales, sugiero enseñar los colores de los animales.¿Me explico? El color en sí, no tiene mucho significado, sin embargo podemos ir observando que ,por ejemplo, el color del cielo es el mismo de los ojos de Pablo. La actividad de esa forma se hace más entretenida y tiene un significado más concreto.

Yo no cortaría contenidos a edades tan tempranas, es decir por ejemplo: “No le voy a enseñar los animales de la granja porque vive en la ciudad”. ¿Y si de eso va a depender que un futuro entienda la conversación entre sus pares?…claro que valdrá la pena enseñarle los animales de la granja. Lo que sugiero hacer es priorizar objetivos e ir secuenciando lo esperado. De apoco y sin tanto apuro.

Hacer mucho juego grupal e individual.

Paso a paso, cada día tiene su afán. Quisiera recordar además que Paula a sus recién cumplidos 3 años está en la mejor etapa para comenzar a trabajar en forma sistemática el proceso de aprendizaje lector.  Recomiendo planificar actividades sistemáticas  desde el método de lectura propuesto por M. Victoria Troncoso y Mercedes del Cerro ( http://www.down21.org/lecturayescritura ), en vez de  las tediosas actividades de colorear dibujos  sin salirse del borde. Frente a esa actividad poco motivadoras y sin sentido, sin duda yo también correría a jugar con agua , sin tomar en cuenta si es invierno o verano.

Todos tenemos momentos de desborde,que nos llaman a revisar nuestras prácticas. Si educo para obtener resultados de elite caben algunos, si educo para ofrecer oportunidades de crecimiento, caben todos.  Bien vale la pena pedir ayuda….con eso ambién estoy educando.

Una respuesta a “Cuando estoy desbordada y pido ayuda, también estoy educando.

  1. Muy buen comentario y consejo para aprender a enseñar a nuestros niños con síndrome de Down y a otros con problemas de aprendizaje. Muchas gracias por compartirlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s