La sociedad como “factor riesgo” – (oportunidad de generar cambios)

Caso 1:

Últimamente me llueven las experiencias emocionalmente duras en relación a la poca información que tiene en general la gente  a cerca de personas con síndrome de Down y lo que esto significa para las oportunidades que finalmente se les ofrece.

Para ser clara, voy a enfocar en situaciones concretas, partiendo con esta reflexión como “Caso 1”:

Hace un par de días  fui al supermercado con mis tres hijas, entre ellas Caterina. El cuidador de autos se me acerca amablemente y me dice “Yo tengo uno igual”.

Esto ya me ha pasado muchas veces por lo que ya he ido aprendiendo a , primero no enojarme y segundo contestar de manera lo más empática posible, entendiendo que las intenciones de los que emiten esta frase no connotan maldad, sino falta de información. Mi respuesta entonces fue : “¿Usted se refiere a que tiene un hijo con síndrome de Down, verdad? Si, porque igual no puede ser…¿no cree Usted?” “¡Claro, eso!” respondió el caballero y sonreímos todos, también  mis tres hijas, con las que habíamos conversado este tema en otras ocasiones.

Acto seguido, el señor dice: “¡Mi hijo es tan lindo!, tiene 2 añitos y es bien travieso (se ríe el señor). ¡Fíjese que le encanta mordernos!”

Es cuando a mí se me acabó toda la risa y le digo: “¿Y Usted qué hace cuando lo muerde”?  La respuesta fue: “ Nada pues, que voy a hacer, si me salió así”.

Entonces yo respondí: “¿Usted tiene más hijos?”.  Recibiendo respuesta afirmativa agregue: “¿Y qué haría Usted con su otro hijo si lo mordiera?”

El señor contesto: “¡A no pues, no lo dejaría, lo castigaría!”

El sentido común es nuestro aliado. ¿Porqué permitimos a los niños o niñas con síndrome de Down  que hagan cosas, que nos parece tan claro con el resto de los niños que no hay que hacer? ¿No es como evidente que si las personas con síndrome de Down tienen una discapacidad cognitiva, nosotros tendríamos que darles el doble de posibilidades de aprendizaje y no la mitad?

Claro, entiendo que es complicado, porque esto implica doble esfuerzo por mi parte. Invertir mucha energía y tiempo. Detenerse con cariño y paciencia….uf, con eso ya me agobié…paso a ser de inmediato factor de riesgo ¿o no?

“Caballero, hoy que su hijo tiene 2 años tal vez para Usted sea simpático que muerda, sin embargo cuando tenga 5, 10 o 15 años, le aseguro que ya no lo va a ser”. Deténgase en su sentido común  y  póngale límites claros a su hijo HOY.

Se habla de ELLOS y se les engloba en TODOS, cuando son cada uno único e irrepetibles.

Por alguna extraña razón no se les pone límites al igual que al resto de los niños.

¡Somos claramente un factor de riesgo para ellos!

Revisemos nuestras prácticas y convirtamos esta experiencia en oportunidad para TODOS.

Karin Schröder

 

Una respuesta a “La sociedad como “factor riesgo” – (oportunidad de generar cambios)

  1. No podría estar mejor explicado! Espero que muchas personas lean este artículo para entender de verdad la situación.